Translate

lunes, 22 de mayo de 2017

CONSIDERACIONES CONSIDERANDO SER

AVERIGUA PORQUE NO TE PUEDES CONVERTIR EN QUIEN QUIERES SER Y COMO QUIERES SER.
 Hola amiga(o) pensante: Observa esto; si somos lo que pensamos, es posible que quien esté pensando en este momento, sea ese paquete de pensamientos. Consideraciones considerando ser.
  Si eso ha ocurrido en mayor o menor grado, el original, el verdadero pensante se perdió así mismo. La personalidad resultado de consideraciones hechas, y con la creencia que eso, es quien es uno, suplanta al pensante.
  Al pensante convertirse por completo en quien ha considerado, piensa pensamientos con las limitaciones, cualidades o significados de cómo está considerándose ser.
  Es decir, si se considera incapaz de algo, el contenido de los pensamientos siempre se enmarca dentro de esta creencia. Está convertido en ese incapaz, no es como original que está pensando.
  No importa en quien se ha convertido el pensante auténtico u original, ninguna de estas apariencias puede lograr el poder y la consciencia de su estado natural.
  Dejar de ser para ser, no es igual que decidir ser. El camino de regreso a la esencia, es dejando de ser quien en apariencia uno cree que es.
  Decidir ser, es tiempo presente, es el pensante consciente de que necesita asumir una identidad que reúna ciertas cualidades para lograr un objetivo, o para lograr una meta.
  Decidir ser es la apertura a nuevos ciclos de acción, en esta decisión, el pensante de manera tacita altero su esencia con la condición de Nada.
  El pensante en su esencia, al decidir ser, se considera que no es, y no saber, (condición de Nada) reglas del juego. La personalidad o identidad que concibe debe reunir todas las cualidades para adquirir o producir conocimientos y proveerle a su rol las condiciones para ser exitoso en su meta.
  Se puede decir que estas son metas o juegos limpios, en el caso contrario, donde el pensante llega ya a esta vida con un pasado de pensamientos o consideraciones de quien ha sido y sigue siendo, aunado a que está inconsciente de sus vidas o ciclos pasados, y cree que en esta vida comienza un NUEVO CICLO, sus decisiones de ser son decisiones de: en quien se ha convertido y no está consciente.
  En esta vida al pensante le cuesta un mundo, asumir identidades exitosas. Advirtiendo mi querida(o) amiga(o), el éxito de un pensante no es lograr su meta como dicen: “el fin justifica los medios”.
  Un pensante es en esencia ético en cualquier meta que emprenda, lograr su objetivo destruyendo el planeta, contaminando la atmósfera, eliminando a quienes les obstaculicen, en general jugando sucio, transgrediendo las reglas del juego que ha acordado y que no permite que otro lo haga, no es un pensante exitoso.
  He ahí, que todo intento por despertar al pensante de esa inconsciencia, es para lograr un mundo donde los pensantes jueguen o convivan en paz y armonía.
  Ha sido un placer.  Buen provecho siento quien eres.  Nos vemos pensante.
   


domingo, 21 de mayo de 2017

LA ESTOCADA

                 POEMA
¡Volviste! Ya estaba resignado,
mi corazón había perdido toda
esperanza, quedó latiendo con
monotonía para fluir la sangre,
mi alma se arrinconó donde no
le pegara la luz del mundo, y yo
le puse una tranca de acero a las
puertas del amor. Pero volviste,
te vi entrar a la casa y el corazón
dio un salto de alegría, mi alma salió
del oscuro rincón y destrabe la puertas
del amor para recibirte de nuevo.
Me apresuré al creer que venias
a recuperar nuestro amor, y el corazón
cubierto con las banderillas que le
clavaste para torturarlo, se puso
de pie a latir emocionado, pero no sabía
que regresaste a darle la estocada mortal,
ya que volviste para recoger tus enseres.

Autor: Emilio Fernández

sábado, 20 de mayo de 2017

AMENAZAS

                        POEMA
Estoy harto de tus insípidas amenazas.
Por cualquier tontería me pegas del
pecho tu frase favorita, “me largo, te dejo”
Se me doblaban las piernas, el corazón
se asusta, mi orgullo se muere y te
suplico que no lo hagas, que me perdones
así no haya hecho algo contra ti.
Ahora he estado imaginando tu partida
y es tanto el hastío por tus amenazas
que, mira lo que has provocado en mí.
Cuando lo pienso, siento un fresquito
por dentro. El corazón suspira y se
serena, mi alma vuela entre nubes de
paz y tranquilidad y la razón me dice;
déjala, déjala que se vaya, ni yo la
soporto ya.

  Autor:  Emilio Fernández 

viernes, 19 de mayo de 2017

LA INDIFERENCIA Y LOS HÁBITOS

ACTITUD MORTAL Y DE ELEVADO COSTO
   Hola amiga(o) pensante. Cuando una persona se cura de una enfermedad, su alegría y agradecimiento los manda hasta el infinito, pero cuando evita que aparezcan esas mismas enfermedades, no le hace gracia, ni se da ningún mérito.
   Claro, como se va a sentir feliz, si ni siquiera se enteró si era verdad o no lo que estaba evitando.
   Para lo que a él respecta, puede ser hasta un tiempo y recursos perdidos. Seguramente nunca le hubiera aparecido cáncer en los pulmones.
   A él le consta que su abuelo murió de noventa y cinco años fumando y el doctor que le recomendó dejar el vicio, lo ha visto por los jardines disfrutando el aroma y la nicotina de embriagantes cigarros.
  Evitar no es excitante, no induce a sentirse vivo, con sensaciones, emociones y pensamientos que manden la adrenalina a sus niveles más altos.
  Evitar, precaver, tomar previsiones, anticiparse a probables hechos que no favorecen, es una actitud que pareciera no debe alentarse en las nuevas generaciones a través de la familia y el sistema educativo.
  Claro, lo que digo no es totalmente cierto, a los jóvenes si se les muestra lo que le puede pasar en el futuro si no “evita” ciertas cosas.   Somos una sociedad de gran énfasis en las recomendaciones, consejos y teorías, pero el “has lo que yo te digo porque si no, bla, bla…” no va enfatizado con el ejemplo, con la demostración de que quien habla lo está haciendo y le ha dado buenos resultados.
  Independientemente de la educación teórica, cada ser pensante vino a esta vida con antecedentes. Nadie, ni él mismo recuerda si ha vivido antes.
  Así que, el rumbo que le da a su vida a veces rompe la lógica de la psicología popular y especializada. Nació en un hogar infernal, y su vida es de un ciudadano ejemplar. Nació en la corte del rey y es un asesino en serie por traumas de la infancia, según el diagnóstico de expertos.
  Nació y se crió en la miseria y ahora con fortuna es un buen samaritano, pero otros de igual caso, su actitud es egoísta y de venganza contra la sociedad o su familia.
  Hay dos factores en la vida de una persona que son vitales y que le es fácil darse cuenta de la importancia que tiene evitar. Una es su cuerpo físico, todo lo que le pase al cuerpo lo siente, le duele, no tiene para donde correr.
  De niño metió un dedo en la toma corriente, ya es un adulto y sabe la estupidez que cometió, por lo menos eso lo evita.
  Se pueden mostrar imágenes fuertes, de todo tipo de cosas que le pasan a los cuerpos humanos, para que lo eviten, y la indiferencia, y lo hábitos son más fuerte que la voluntad.
  Y la sociedad grita, ¡es falta de consciencia! Esta consciencia que tanto claman, la ven como la causa del problema, pero, que vaina que nunca falta un pero. Saben la causa pero no les sirve para solucionar el problema.
  Algo que va contra la lógica, saber la causa del problema es saber la solución, o por lo menos donde enfocarse. Pero en este caso de lo que llaman “falta de consciencia”, parece que ese concepto de consciencia es falso, no aporta nada para la solución. ¿Será que habrá que redefinir para darle el uso adecuado en este contexto?
  El otro factor que le importa mucho, muchísimo a una persona, es lo que pasa dentro de su cabeza o en su mente. Le pasa como el niño que huye de su sombra, cuando cree que se ha escapado y mira, vuelve a pegar el grito y a espantarse.
  Entonces, la salud o el bienestar físico y mental son los dos grandes problemas de todo pensante. Si algo es real para él, es su cuerpo físico y lo que ocurre en su “cabeza”.
   En estas dos cosas es que llamo tu atención para que te intereses en evitar.
  Si quieres vivir cien años, debes evitar muchas cosas, si vives curando y reparando el cuerpo, es posible que dures cien años, pero la mayor parte del tiempo en una cama sufriendo latigazos como un condenado a muerte. Tú decides.

  Ha sido un grato placer.  Buen provecho con tu buena salud, date un buen acuse de recibo. Nos vemos pensante.

jueves, 18 de mayo de 2017

CUANDO NACE EL AMOR

                      POEMA
En un cruce de mirada sucedió todo.
Un rayo de tu alma acertó pasar por
el único espacio libre para llegar al
corazón. Como un animal salvaje con
una flecha enterrada en un costado,
hui para ponerme a salvo. Nunca antes
había sentido que la tierra bajo mis
pies se derretía y no encontraba donde
pararme para no sentir ese extraño
remolino de emociones que me recorría
desde los pies a la cabeza. Al fin quedé
extenuado, esperando la estocada final, y
llegaron primero tus ojos con el infinito
de tu mirada taladrando mi alma para
llegar al corazón; luego el contorno de
tu rostro y se formó la imagen de quien
pudo fecundar el amor para el cual se
ha nacido. Nunca imagine lo que se
siente, cuando nace el amor por
primera vez.

Autor:  Emilio Fernández

martes, 16 de mayo de 2017

HOY TE PUEDES MORIR

                       POEMA
Hasta ayer te amaba como un retrasado
mental. Hoy me veo y no me reconozco,
ni me reconoces tú y todo aquel
espectador que disfrutó o se compadeció
de mí arrastrado comportamiento para
conseguir un poco de tu atención,
consideración, lastima o cualquier
mensaje que pudiera interpretar como
si fuera un sentimiento de amor.
Me estrellaste contra la pared, me
batiste contra el piso, me llenaste el
rostro con tus burlas y despectivos
comentarios, pero no me rechazaste
por completo. Al parecer tú alma
se regocija con el masoquismo de
idiotas que soportan el desprecio
como si no hubiera otro ser en el
mundo que le pudiera dar amor.
Hasta ayer te amaba, hoy te puedes
morir.

Autor: Emilio Fernández

lunes, 15 de mayo de 2017

SUEÑOS Y PENSANTES

SUPERVIVENCIA O MUERTE DEL INMORTAL
  Hola amiga(o) pensante. Los sueños son inmortales como lo eres tú, el tiempo confunde y parecieran que mueren, y cuando reviven se sienten como si vivieran por primera vez.
  Tanto el soñador como el sueño son uno en sí mismo, cuando él cree que muere, mueren sus sueños y cuando cree que sus sueños mueren, él se muere.
  Una vida así, la llevan muchos pensantes, cuyos únicos sueños son las necesidades que le induce su entorno. Llegó a una nueva vida y no ha despertado de su aparente muerte.
  El estado de inconsciencia del pensante es muerte en los términos que exige la supervivencia. Una supervivencia impuesta por la dependencia de un organismo físico.
  Todo el caos y sufrimiento de la humanidad, es promovida por la inconsciencia. La indiferencia y esa actitud de; “no me importa” tiene un asidero, allá en el fondo de todos sus argumentos humanos, sabe que no sufre esta mortalidad.
   Para un ser de inmortalidad física, la supervivencia es una burla que lo mantiene menoscabado y sometido a limitaciones. La adaptación e identificación con el cuerpo le ha hecho olvidar y descuidar su propia naturaleza.
 Encontrar la confianza en sí mismo, que tanto necesita, le es casi imposible estando dentro de las limitaciones y fragilidad de un cuerpo físico.
  La poca confianza en su poder lo logra con recursos materiales que pueda adquirir para proteger el cuerpo y destruir el cuerpo de otros.
 Esta clase de juego humano, con pensantes inconscientes ha perdido calidad. La calidad de vida y las satisfacciones que se provee el pensante a través de la ejecución de sus sueños se ha perdido, y la apatía y el aburrimiento llevan a los pensantes a actos irracionales.
  Para despertar de la inconsciencia hay que comenzar a separar al pensante del cuerpo y la mente. Pero primero comienza con el cuerpo, es mucho más real para ti, experimentar lo que siente el cuerpo.
  Mientras el pensante se sienta y este identificado con el cuerpo, despertará cualquier cosa y creerá que ha despertado. Nadie le niega la felicidad que experimente, es libre de disfrutar hasta el dolor si así lo desea.
 Los sueños de un pensante no son cualquier clase de sueños, son la razón de su existencia. Despierta amigo(a).

  Ha sido un grato placer. Buen provecho con tus sueños.  Nos vemos pensante.